La Cooperativa (COLIVAL) inició su andadura por el año 1970, con un pequeño grupo de agricultores que decidieron molturar su aceituna por cuenta propia, gestionando directamente sus producciones de aceituna y aceite bajo el régimen cooperativo. Se tomó la decisión de adquirir los terrenos de la Cámara Agraria, donde se procedió a realizar las instalaciones. Una sala de molturación con prensas, pocillo de decantación, una pequeña bodega, sala de caldera, un atroje para almacenar la aceituna y una pequeña báscula.

De los pocos socios iniciales, en la actualidad cuenta con setecientos cincuenta socios/familias, que han hecho de la Almazara un referente en el sector.