INLCUIMOS OTRA DE NUESTRAS ALMA DE MUJER: COVADONGA TEBAR FERNANDEZ DE LA PUEBLA

INLCUIMOS OTRA DE NUESTRAS ALMA DE MUJER: COVADONGA TEBAR FERNANDEZ DE LA PUEBLA

En plena campaña de nuestros aceites tempranos, retomamos nuestro proyecto, para seguir dando vida nuestro ALMA DE MUJER, con una de nuestras socias, COVADONGA TEBAR FERNANDEZ DE LA PUEBLA

Covadonga Tébar Fernández de la Puebla, un “alma de mujer” que se une a nuestro proyecto, con muchos años de edad, pero con un espíritu joven, esta mujer es un ejemplo a seguir. Covadonga nació el 3 de julio de 1917, de manera que ha cumplido recientemente su primera centena. Hija única, de padres propietarios de viñas y de una bodega. También, sobrina de quien fuera Alcalde de Valdepeñas durante la dictadura de Primo de Rivera, en los años veinte del siglo XX, Manuel Fernández Puebla. En 1940 casó con José Paniagua Vázquez, de profesión militar, y enviudó en 1959. Ama de casa, durante esos diecinueve años, forma una familia numerosa, siete hijos (un hombre y seis mujeres) de los que viven cinco, teniendo una descendencia de nueve nietos y nueve biznietos.

¿Cómo fueron tus inicios en este sector?
Al fallecimiento de mi madre en 1977, heredo las fincas familiares de vid, cereal, algunos olivos aislados y la bodega, y me hago con el cuidado de ese patrimonio. Es en ese momento, mediante la asunción de esas responsabilidades, a mis sesenta años, cuando realmente tomo un contacto más directo con el sector. En 1985, por recomendación de una buena amiga, amplío las plantaciones heredadas en mil olivos más, en terrenos serranos. Mis conocimientos agrícolas proceden de lo que fui captando en casa desde pequeña y lo aprendido de los empleados de mi madre.

¿Crees que la mujer está suficientemente valorada en el sector oleícola?
Aunque se ha adelantado mucho en la valoración de la mujer desde los años en que yo nací, sigue siendo considerada y tratada de forma muy desigual en relación al hombre. En cualquier sector, y especialmente en el mundo rural y, por tanto, en el olivar, siendo como son piezas clave para el desarrollo de ese medio y de la sociedad en general.

¿Qué opinas del proyecto “Alma de mujer” que está realizando la cooperativa?
Me parece muy interesante, porque hace que se valore más a la mujer, que ella lo sienta así y que participe más en la agricultura, en este sector del aceite, y en la Cooperativa. ALMA DE MUJER es una novedad que rompe con esas imágenes del pasado que hacen que hombres y mujeres nos dejemos llevar por la costumbre que nos han implantado nuestros padres, madres y abuelos. Y me parece muy bonito el nombre, porque todas las mujeres somos diferentes, pero hay algo que nos une:el ALMA DE MUJER.

¿Qué consejos darías al resto de mujeres del sector oleícola para que se involucraran más en él?
Que se quiten de encima complejos y den un paso al frente, porque pueden ofrecer un nuevo estilo en la dirección y gestión de las empresas y cooperativas y en la toma de decisiones. Se tiene que notar que la juventud de hoy es quizás la mejor preparada de toda la historia y en el sector oleícola lo pueden demostrar.

La imagen puede contener: una persona, sentada, gafas de sol, exterior y naturaleza

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *