Colival presentó el pasado miércoles 4 de julio, el nuevo AOVE ALMA DE MUJER, en el Museo del Vino, el cual se quedó pequeño, ante tanto público.

Colival presentó el pasado miércoles 4 de julio, el nuevo AOVE ALMA DE MUJER, en el Museo del Vino, el cual se quedó pequeño, ante tanto público.

En el acto estuvo presente por José Antonio Sánchez Elola, Presidente de Colival. Rosa Marchal, licenciada en ciencias químicas y elaiologa.
Carmen pimienta, Directira del Instituto de la Mujer en Ciudad-Real. Maria Prado Amores, Directora Provincial de Agricultura y Medio Ambiente en Ciudad-Real. VANESSA Irla, 2º Teniente Alcalde y Concejal del Área de la Mujer en Valdepeñas.
Al acto estaba invitada la Ministra de Industria Reyes Maroto, que no pudo asistir por su apretada agenda, pero nos hizo llegar un comunicado a través de Fernando Pimientel, dándonos su apoyo por este proyecto.

En el acto se presentó el nuevo proyecto ALMA DE MUJER, proyecto pionero y puntero en el ámbito nacional e internacional. Un aceite que homenajea a la mujer en el sector Olivarera, a las socias de la cooperativa y a todas las mujeres del mundo del AOVE.

Hoy es un día de Gala, hoy nos recibe la ciudad de Valdepeñas, su Museo del Vino y se convierte así con orgullo en la capital Manchega de los aceites de calidad de nuestra tierra. Sólo en el diccionario, la palabra éxito , viene antes de la del trabajo, el sector oleícola de Valdepeñas sabe bien, que el trabajo del día a día y basado en la excelencia, nos traerá el éxito. Y esta vez, el triunfo será de mano de ALMA DE MUJER.
El aceite ha acompañado al hombre desde el principio de los tiempos. Su cultura, sus técnicas de cultivo, su forma de elaborarlo, de transportarlo, de presentarlo y de degustarlo.
Sin embargo estamos cambiando constantemente, gracias a almazaras que se atrevieron, a dar el paso siguiente a innovar. En Colival creemos en esa evolución constante. Pensamos en el siguiente paso.

Nuestros aceites son, el resultado de un trabajo en equipo, nuestros sueños son posibles gracias a los profesionales de COLIVAL, creer en la calidad, amar lo que haces, confiar en la unidad del grupo, apoyarnos entre nosotros, aprender cada día. Ese es nuestro secreto.
El futuro pasa por la calidad y el valor del aceite de oliva virgen extra, debemos cambiar nuestras industrias, ofreciendo al agricultor un negocio mejor, explicando al consumidor lo que estamos haciendo, invertir para diferenciarnos de los competidores y trabajar con los clientes para convencerles de la necesidad y unirnos. Debemos transmitir un mensaje a los agricultores, deben cambiar la mentalidad cortoplacista, centrada en vender volumen y sin cuidar la calidad, porque es la base del cambio que necesita el sector. La búsqueda de la calidad y la diferenciación debe ser una prioridad, para toda la cadena de valor, ya que solo una estrategia que priorice valor sobre volumen, garantiza una distribución justa de ingresos entre todos los eslabones de la cadena. Y en la cadena de valor que Colival posee, hoy nace otro competidor en el sector, nuestro ALMA DE MUJER.

El aceite Alma de Mujer nace de una cooperativa, de nuestra empresa Colival, de Valdepeñas, proyecto pionero y puntero en Ciudad Real, en Castilla- La Mancha, en España y en todo el Mundo. Un proyecto por el cual hemos pretendido homenajear a las socias de nuestra Cooperativa, a las mujeres del sector agrario, a todas las mujeres de la oleicultura.
Queremos una mayor participación femenina dentro de las Almazaras, de las Cooperativas, de este sector olivarero, tenemos que hacer más visible el talento de la mujer, de las socias en nuestro medio. Nuestra intención es acercar a la mujer para que conozcan y sepan la importancia en este sector, de sus pueblos, del mundo del aceite, con la consonancia de llevar a cabo un plan estratégico de la Igualdad en nuestra Cooperativa, queremos sensibilizar desde este gremio la importancia de la Igualdad en el Medio que nos ha tocado vivir y del trabajo que hace la mujer en este mundo del aceite.

L levamos unas décadas hablando de la participación de la mujer en las almazaras, en el sector oleícola, conversando de su baja intervención en la toma de decisiones y analizando los techos de cristal a los que nos enfrentamos, para disminuir los desequilibrios existentes entre la condición de ser mujer y su contribución en los puestos de trabajo. Los pasos dados son lentos, aunque seguros.
Vivimos en un sector cada vez más globalizado, donde la toma de decisiones tiene un impacto muy importante sobre el mercado y el día a día que vivimos en el medio rural. En nuestra esencia como cooperativa-almazara llevamos algo que cualquier empresa de corte capitalista podría pasar por alto: nuestro compromiso con el entorno que nos rodea y nuestra fidelidad con las personas que componen el sector oleícola. No esperamos a que las cosas ocurran… sino que ponemos en marcha los mecanismos necesarios para que sucedan.
Las mujeres tenemos que dar un paso al frente para tomar decisiones, para implantar diversidad en el sector oleícola, para instaurar nuevos puntos de vista que incorporen decisiones más diversas, que aporten nuevos horizontes más allá de la transformación y comercialización de nuestros AOVES.

Las almazaras de los próximos años deben contemplar nuevos escenarios de incertidumbre, de diferenciación y de respeto a nuestro entorno, a las personas y al sector en definitiva, respeto por la diversidad y la sostenibilidad. Debemos avanzar hacia nuevos estilos, donde se contemple todo el talento disponible.
Uno de los grandes retos para el sector oleícola es la sostenibilidad de la masa social. Aquí las mujeres jugamos un papel más que relevante, somos verdaderos pilares del medio rural, aunque a la vez, jugamos un papel notable en la toma de decisiones y en las tendencias del consumo del aceite, acercando la cultura oleícola a todas nosotras.
En todas las sociedades hay héroes. Estamos acostumbrados a que sean actores, deportistas y, en general, personas que tienen una gran repercusión mediática. Hay algunos países en los que los héroes no son personas conocidas o reconocidas, sino colectivos que representan lo mejor de la sociedad o los valores de un sector, como puede ser el oleícola. Siendo muchas las revistas y páginas web que dedican innumerables artículos destinados a la mujer sobre belleza, moda, relaciones de parejas, etc., echábamos de menos un espacio donde las mujeres se vieran reflejadas de verdad en el sector del AOVE. Por ello, hemos creado un aceite que representa a la perfección el espíritu de donde proviene, del medio rural en el que hemos decidido vivir, de las almazaras-cooperativas que trabajamos.
Colival, entiende el AOVE como la expresión de una familia, de una tierra, de un pueblo, de un origen, en definitiva, el mantenimiento de una tradición oleícola en busca de armonía y equilibrio, de donde se selecciona obsesivamente de cada parcela, de cada aceituna en su momento óptimo, el amor, pasión y respeto con el que se cultivan nuestros olivares. Para dárselo a nuestro medio, que es el sector Oleícola, pero también a aquellas mujeres que viven en la sombra, a todas aquellas que no aparecen tras la elaboración de un AOVE, a todas las que no salen en la foto, pero que sería imposible el resultado final de este producto, sin ellas. A todas las que han vivido por y para este sector, las que están, las que ya no están; y son recordadas, y las que están por venir. Todas las personas necesitan que sus voces sean escuchadas, que las expectativas se cumplan, que los valores se respeten, por ellas, por nuestras socias, por las mujeres pioneras en la agricultura, por las mujeres de los agricultores, las mujeres de los componentes de las Juntas Rectoras, por las madres-esposas de los maestros y operarios de almazara, las mujeres de responsables de montajes, de mecánicos, responsables de ventas, representantes de casas comerciales, conductores de camiones, de cisternas, responsables de ferias de aceite, jefes de paneles de cata, catadoras, personal de laboratorio, las mujeres de corredores, diseñadoras, gerentes, influencers, elaiólogas, prescriptoras, doctoras, ingenieras, químicas, sumiller, guías, chef, etc… Por todas ellas, que participan y “sufren” al estar implicadas, de una u otra manera, en este sector y que como consecuencia son parte de él. Por todas las mujeres que trabajamos en el mundo del AOVE.
Gracias a este proyecto se podrá conocer la cantidad de puestos que están ocupados por mujeres imparables, que aman su trabajo y le aportan al aceite algo diferente, dejando huella. Porque todas son únicas e inimitables.
Vamos a dar protagonismo a todas las mujeres que puedan aportar algo de su sabiduría a las demás. Mujeres cuyas experiencias de vida las hacen especiales y las convierten en profesoras magistrales de las demás.
ALMA DE MUJER quiere abrir una ventana al mundo, para convertirla en un espejo, donde queden reflejadas las vidas de todas aquellas que quieran compartirlas con el resto. Un escaparate que visibilice a mujeres anónimas, y cuyas vidas quedarían difuminadas, si no fuera por la oportunidad de escribir sobre ellas mismas.
No habrá disparidad y todas, sin excepción, serán las que ocupen el lugar principal que les corresponde en ALMA DE MUJER.
Desde ALMA DE MUJER hacemos un llamamiento para que todas, incluida vosotras, ¡sí vosotras!, forméis parte del sueño que nos ayude a construir esta comunidad.
Queremos rendir un pequeño homenaje a todas las mujeres del AOVE. No están todas las que son –necesitaría muchas páginas para citarlas a todas- pero son todas las que están… Y si no, véanlo por ustedes mismos.
Donde muchas han podido hablar en primera persona sin tapujos y sin barrera alguna. Un lugar donde se han sentido libres de exponer su verdadero yo. Donde se han establecido relaciones duraderas y de colaboración permanente.
El AOVE ALMA DE MUJER, es un proyecto de COLIVAL, mediante el cual pretendemos dar a conocer a la mujer en el SECTOR OLEÍCOLA.
Con este proyecto se ha pretendido hacer llegar al público de una manera visible, personal y única el actual papel que tiene la mujer en el mundo del aceite, mostrar a las mujeres que ostentan los diferentes puestos detrás de una botella de zumo puro de aceituna y siempre con un denominador común que es el amor por el AOVE. Hemos querido reflejar al sector femenino que interviene en el proceso de la vida del aceite.
Así nació ALMA DE MUJER, de esta forma y con una pregunta ¿por qué no escribimos sobre mujeres y por qué no lo hacen ellas mismas? Pero historias reales. De las que nos cruzamos todos los días y cuyos ojos esconden vidas apasionantes. Vidas difíciles, vidas únicas, vidas extraordinarias, sacrificadas y valientes.
Un público al que se le ha dedicado muchas páginas, pero al que hay que dar la oportunidad de hablar en primera persona. Mujeres a las que debíamos dar a conocer, para que aportaran sus vivencias y experiencias desde una perspectiva muy personal.
Hay muchas mujeres cuyas vidas y testimonios merecían la pena que se conocieran y este era el momento de comenzar. Por eso, y aunque ha pasado tiempo desde que este proyecto se comenzó a madurar, ahora se materializa y se hace visible.
Estas son las historias de algunas mujeres de nuestro sector oleícola.

ALMA DE MUJER, es un AOVE con “personalidad” que respeta el medio, la tradición, los valores de una zona y unas costumbres arraigadas… es un aceite en los que “se nota la mano de las recolectoras, las manos que lo han elaborado, las manos de quien los ha filtrado y embotellado, las manos de quien ha realizado el packaging” esta impronta que siempre queda en los aromas y sabores de un AOVE, y que existe quizás de forma distinta pero no por ello menos importante en los que son elaborados por mujeres. No se confundan: no estoy hablando de aceites femeninos. Estoy hablando de aceites hechos por ellas, con su carácter, su estrategia, sus decisiones. Cada aceite es un mundo, y hemos de ser conscientes de que el mundo del aceite evoluciona en sentido positivo, cuando el sector se llena de nuevas mentes, nuevas manos y nuevas sensibilidades.

Es curioso como el paso del tiempo ha hecho que me dé cuenta de todo lo que he vivido hasta ahora, ha sido fundamental en lo que hoy somos. Cuando reflexiono como surgió nuestro proyecto, pienso en Valdepeñas, en nuestra Cooperativa, en nuestros socios, socias, en los consejos que siempre me han dado las personas más cercanas a mí, pero también he aprendido que en ocasiones un instante lo puede cambiar todo. Aún no lo sabíamos, pero ya había nacido ALMA DE MUJER, compartíamos un sueño, una visión, una nueva forma de hacer las cosas, de mirar al mundo del aceite, pero empezábamos de cero. Poco a poco la familia Colival crecía y nuestro sueño comenzó a ser de muchos, fue cuando llegaron los aciertos, como SIERRA PRIETA, VALDENVERO, unos aceites que representan a la perfección la esencia de nuestra Cooperativa y que el resultado es la suma del esfuerzo de todos y cada una de las personas que han trabajado y aún trabajan en este proyecto, recorrimos cada rincón de Valdepeñas, descubriendo grandes y maravillosos olivares, escuchamos, agradecimos, colaboramos y elaboramos las nueve joyas que hoy en día forman también parte de COLIVAL.

Descubrimos que el paraíso precisamente está aquí en Valdepeñas, donde otros vieron un paraje seco y poco fértil, desértico y extremo, nosotros vimos un potencial inigualable, vimos la esencia de la Mancha. Hemos creado unos aceites únicos, para nosotros Colival representa nuestra forma de entender el mundo, de expresarnos a través de nuestra pasión, pero nada de esto hubiera sido posible sin vosotros, socios, socias, equipo. Sólo la suma de vuestros talentos, nos ha atraído hasta aquí y nos seguirá llevando más lejos. Si estáis aquí es porque sois parte de esta familia y hoy queremos daros las gracias de corazón por haber estado a nuestro lado. Hoy abrimos una página en blanco con un futuro excitante, que escribiremos entre todos nosotros.

ALMA DE MUJER espero, sea traducir lo que hemos querido interpretar en este tiempo de trabajo, al realizar un sueño cumplido.

Y deciros que ALMA DE MUJER ha nacido para quedarse.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas, mesa e interior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie e interior

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie y texto

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Fernando Pimentel Maruelli, personas de pie

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie e interior

La imagen puede contener: 3 personas, incluido Carlos David Sánchez, personas sonriendo, personas de pie e interior

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie e interior

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, personas de pie e interior

La imagen puede contener: una persona, sentada e interior

La imagen puede contener: 10 personas, personas sentadas e interior

 

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *